sábado, 25 de febrero de 2012

Reflexión de un viernes por la noche escrita un sábado por la tarde

Un viernes noche da para muchas reflexiones, y no tiene por qué haber alcohol de por medio. Además si a eso le añadimos una conversación con tu mejor amiga que está a unos 800km de distancia pues los desvaríos mentales forman parte de la conversación.

Y sobre todo la pregunta: ¿en qué momento me equivoqué?

Por que se supone que hemos seguido siempre por el buen camino, hemos hecho lo correcto, hemos seguido las reglas. Todo nos ha salido supuestamente bien. Pero aún así no estamos satisfechas con los resultados que hemos obtenido. Nos falta algo. Parece que hemos cometido un fallo en algún momento. Pero ¿dónde? ¿cómo? Y otra pregunta, ¿merece la pena todo el sacrificio de estos años por hacer las cosas bien para el resultado que tenemos?

Quizás pedimos demasiado, puede ser que seamos unas inconformistas o que directamente somos unas caprichosas y queremos tener siempre lo que deseamos en el momento en el que lo deseamos.

O simplemente solo esperábamos que siguiendo todos los pasos al final encontraríamos una felicidad plena a la que aún no hemos llegado...



winter?

Flickr




***


5 comentarios:

mobtomas dijo...

Y cuando lo tienes todo planeado, el mapa bien trazado, llega el destino y se impone. Libre albedrío, ja, bonita broma. Aunque al final, si nos ponemos a pensar, no estamos tan mal. ¿Pero qué rayos?, ¿sólo porque no morimos de hambre en un país de miseria ya debemos estar contentos? No sé, me puso a pensar mucho tu escrito.

pikys dijo...

Es una gran reflexión.
Yo creo que nos equivocamos cada dia en mil cosas pero es que nadie sabe realmente como hay que hacer las cosas.
Un besazo

Saraiba dijo...

Vaya! Otra vez me siento indentificada con tus pensamientos. Esto que nos pasa no se si es porque somos inconformistas por naturaleza o porque realmente hemos trazado un camino que no nos satisface. Veo mi vida y pienso " No está tan mal, he viajado, tengo unos buenos amigos..." Pero siempre encuentro un pero. Creo que el amor es lo que nos falta, ese amor que nos haga libres y nos hace disfrutar de las cosas que nos sucenden alrededor. Tenemos los esquemas bien montados pero nos pasamos la vida buscando la perfección de las cosas. Ojalá que ambas encontremos esa felicidad que tanto ansiamos. UN FUERTE ABRAZO!!!

Anónimo dijo...

El buen camino... ese cuento que te cuentan cuando eres pequeño. No eres la única que está en este punto, lo dice un servidor insatisfecho con la vida. Pero hay que ser positivos, por lo menos sabemos que en algo nos estamos equivocando, que este no es nuestro camino. Quizás lo encuentres mañana en un cruce, ¿quién sabe?. Paciencia...

Por cierto, ¡un blog genial!

De todo y nada dijo...

Hola Anónimo, en realidad pienso que si que estoy en mi camino y estoy contenta de haber sido capaz de seguirlo y de llegar hasta donde estoy. Simplemente necesita unos retoques, ya se sabe que los humanos somos unos insatisfechos por naturaleza...Espero que pronto encuentres el tuyo.
Y a los demás, no prometo nada, porque últimamente mi tiempo escasea, pero gracias por pasaros. Me encanta escuchar opiniones tan sinceras.
Gracias!